Guía previa al estudio de “Qi Men Dun Jia”, “El Arte de la guerra” de Sun Tzu

Recientemente he ampliado mis estudios de Metafísica China, con un tema llamado “Qi Men Dun Jia”, “El Arte de la Guerra” , de Sun Tzu.
Como casi todo lo que se refiere a las artes orientales, causa confusión, y siempre hay oportunistas que se apropian del nombre , y crean su propia teoría, basándose en sus pensamientos y elucubraciones. Lo empaquetan todo para regalo , y lo adornan con símbolos, chinos que ni siquiera comprenden. con todo ello , hacen exposiciones y cursillos, dando una falsa imagen de frivolidad , a temas que son muy serios y respetables.
La profundidad de este tema , que está basado en sofisticadas fórmulas de metafísica china, no se puede aprender en una exposición de una tarde.
Son necesarios varios años de estudio exhaustivo, para acercarse a el de manera eficaz.
Si alguno de mis lectores tiene afición por el tema, le recomiendo que empiece por el estudio de los “4 Pilares del Destino”, el “Calendario Chino” , y las fórmulas de “Feng Shui clásico” , como son las “8 Mansiones” , y las “Estrellas Voladoras”.
La comprensión de éstas fórmulas matemáticas es absolutamente imprescindible para su comprensión y ejecución con éxito.

Por supuesto de la mano de maestras o maestros reconocidos, ya que es un tema que tiene mucho intrusismo, como ya he dicho con anterioridad en varias ocasiones.

El premio de tanto estudio, se recibe en el acto, cuando se comprende por qué nos pasan ciertas cosas, y cómo afrontarlas dignamente.

La globalización ha traído consecuencias buenas y malas, y el acercamiento de las filosofías y las artes, es una de las mejores, según mi criterio, y desde aquí animo a todo el que le interese ésta fascinante cultura milenaria a que la estudie.

La importancia del tiempo

Hay un momento, para todas las cosas de la vida, que es el óptimo, como una fruta en sazón . Tanto adelantarse , como atrasarse, traen consecuencias desafortunadas, los ejemplos en la vida diaria son incontables.

El tiempo de cocción de un plato, un viaje , o incluso la formación de la vida en el seno materno, tienen un tiempo establecido que no es aconsejable alterar.

A nivel de vivencias  y experiencias, después del tiempo de preparación la consecuencia lógica es la acción .

En la Metafísica China se da máxima importancia a éste factor, y está observado, estudiado, y difundido en todo Oriente desde tiempos inmemoriales. El arte de elegir una fecha óptima para iniciar cualquier acción en la vida tiene en este ámbito la máxima importancia.

En la cultura Occidental, también hemos tenido unas pautas , dadas por la naturaleza , las fiestas anuales .

De carácter religioso o no , en el refranero popular se perpetuaron, y fueron utilizadas de año en año.

Los agricultores y los pescadores añadían a la tradición la sabiduría de su experiencia con respecto a la Luna y las mareas .

Ellos conocen bien sus efectos.

En Oriente, otorgaron gran importancia a la observación de los ciclos en la naturaleza, y los contabilizaron.Les otorgaron cualidades especificas a cada medida de tiempo, con un refinamiento altamente artístico.

En esta cultura, los elementos de la naturaleza, y su forma tan personal de ver el cielo y las estrellas en cada estación del año, se combinan en armonía para nombrar el tiempo.